Sobre la situación de la infección del VIH en España

Dentro de estos nuevos diagnósticos, la transmisión en hombres que mantienen relaciones con hombres (HSH) fue la más frecuente (54%) seguida de la transmisión heterosexual, que supone un 31% y la de usuarios de drogas inyectadas (UDI) que supuso un 5%.

Desglosadas las categorías de transmisión según el sexo,  los datos nos revelan que entre las mujeres que viven en nuestro país, la vía de transmisión heterosexual supone la gran mayoría con un 83% de los nuevos diagnósticos que se producen. En el caso de los hombres, la transmisión HSH supone el 64% de los nuevos diagnósticos de VIH en el año 2011.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, en las conclusiones de este informe se informa que:

•    La infección por VIH es una infección que se transmite mayoritariamente por vía sexual. Por ello, sin descuidar otras formas de transmisión, es necesario implantar y reforzar actuaciones eficaces para prevenir la transmisión por esta vía, adecuándolas a las circunstancias.

•    Las relaciones sexuales no protegidas entre hombres ocupan el primer lugar en cuanto al mecanismo probable de infección en el conjunto global de datos. También son mayoría entre las personas nacidas en España y entre los varones, sean españoles o extranjeros. Por ello, el colectivo de HSH es prioritario para los programas de prevención.

•    En consonancia con el aumento de población inmigrante que ocurrió en España en los últimos años, y aunque parece que su repercusión en las cifras totales se ha estabilizado, las personas no españolas suponen más de un tercio de los nuevos diagnósticos de VIH. Esto subraya la necesidad de diversificar los programas de prevención para adaptarlos a las necesidades de este colectivo, social y culturalmente muy heterogéneo, y especialmente vulnerable.

•    En España la prueba del VIH es gratuita y confidencial para todos. Sin embargo, casi el 50% de las personas diagnosticadas de infección por primera vez en 2011 presentaba indicios de diagnóstico tardío. Es esencial que la población y los profesionales sanitarios sean conscientes de que cualquier persona que realice prácticas de riesgo es vulnerable al VIH, y de que es importante diagnosticar la infección lo antes posible.

•    La tendencia de las tasas de nuevos diagnósticos de VIH en el periodo 2007-2011 varía según mecanismo de transmisión: se observa una tendencia descendente en UDIs; mientras que las tasas tienden a estabilizarse en el caso de la transmisión heterosexual, sobre todo teniendo en cuenta el retraso en la notificación; y aumentan claramente en la transmisión entre HSH. Dado el peso creciente que esta última categoría de transmisión tiene en el conjunto de los nuevos diagnósticos, el incremento en sus tasas repercute sobre las globales.

•    En consonancia con el aumento de población inmigrante que ocurrió en España en los últimos años, y aunque parece que su repercusión en las cifras totales se ha estabilizado, las personas no españolas suponen más de un tercio de los nuevos diagnósticos de VIH. Esto subraya la necesidad de diversificar los programas de prevención para adaptarlos a las necesidades de este colectivo, social y culturalmente muy heterogéneo, y especialmente vulnerable.