“Sexting” una práctica en aumento entre los adolescentes

El sexting es una práctica en aumento que implica riesgo cuando hablamos sobretodo de menores, porque estos mensajes pueden ser utilizados por la otra parte de forma dañina.

Los jóvenes de hoy en día viven en una sociedad sexualizada donde la privacidad queda en un segundo plano, por eso debemos educarles para que actúen de una manera más responsable, fomentando el respeto a la intimidad..

Hay que sensibilizar para que sepan los riesgos que conlleva esta práctica, cuando te sacas una foto erótica, debes saber que una vez que se la mandas a otra persona, pierdes el control sobre esa imagen y no sabes donde puede acabar algún día, por lo tanto piénsatelo mucho antes de enviar esa imagen.

Detrás del sexting se puede esconder también casos de venganza y abuso a niñas o adolescentes, señalándolas y ridiculizándolas.

Esto es muy peligroso porque puede conllevar el suicidio de adolescentes como consecuencia del ciberbulling, hemos tenido casos recientes en nuestro país.

Es muy importante que sepas que la pornografía infantil es un delito cuando se posee, cuando se crea o cuando se distribuye, por lo que si te llega una imagen de este tipo de un menor de edad debes borrarla de inmediato y ponerlo en conocimiento de una persona adulta para que pueda ayudarte.

Un 10% de nuestros jóvenes entre 10 y 16 años han recibido en algún momento una foto erótica, las intercambian por fanfarronear o para crear excitación, el problema reside cuando se difunden como consecuencia de un despecho o una ruptura.

Quien realice el sexting debe hacerlo desde la libertad, desde la información debidamente meditada y responsable para tener la empatía suficiente para saber cuando algo está mal.

El sexting tiene un lado positivo para los adultos ya que mejora la satisfacción de la pareja a nivel sexual, hay que tener mucha confianza en la persona a la que envías este tipo de imágenes o videos.