Se condena a Sanidad por diagnosticar 32 semanas más tarde un embarazo

Una mujer a la que le hicieron un diagnostico tardío de un embarazo no deseado, en concreto tardaron 32 semanas en diagnosticarlo, ha sido indemnizada por la Generalitat a 50.000€. Como resultado de esa valoración tardía nación una niña con microcefalia.
 
La mujer demandó a Sanidad reclamándola 500.000€ por no haber diagnosticado un embarazo que ella no deseaba hasta la semana 32 de gestación, porque de ese embarazo nación una niña con microcefalia, etc.
 
La mujer también reclamaba 200.00€ a la consejería por creerla también responsable, al haberse sometido a una mamografía mientras estaba embarazada y no lo sabía, y por la ingesta de fármacos que podían ser malos para el embarazo.
 
El TSJCV aclara en la sentencia, que ni la medicación ni el someterse a una mamografía fueron los causante de que el bebe naciera con microcefalia "podría ser de una infección de la madre durante la gestación" que pasó "desapercibida".
 
El juez expone en la sentencia que "no hay duda de la existencia de mala praxis, dado que a la actora no se le diagnosticó el embarazo no deseado hasta la semana 32 y ello, a pesar de que en dicho periodo fue atendida por ginecólogo, cirujano, psiquiatra y médico de cabecera".
 
"La demanda no puede prosperar", sostiene el tribunal porque al hacer la valoración de todo el material probatorio y los informes, "llega a la conclusión de que ningún daño se le originó a la hija de la recurrente por la medicación ni tampoco por la realización de una mamografía durante el embarazo".