Performance Canaria contra la reforma del aborto

Tal y como afirman desde las Plataformas convocantes de la acción, el objetivo es visibilizar el rechazo al anteproyecto de ley del aborto que atenta contra el derecho de las mujeres a decidir libremente sobre su maternidad. La reforma del aborto, de ser aprobada, condenará a las mujeres a “una maternidad forzada” al obligarlas a llevar adelante embarazos “no deseados”. Además avocará a la práctica del aborto en la clandestinidad con los riesgos que ello conlleva para la salud y la vida de las mujeres; o la salida a abortar a otros países donde la legislación permite interrumpir un embarazo no deseado en un determinado plazo.
 
La acción teatral llamada PPes’Abortour fue respaldada por miles de firmas de apoyo y se realizó conjuntamente en los aeropuertos isleños y el puerto gomero, en la que utilizaron maletas de viaje con carteles reivindicativos, una singular agencia de viajes “Abortotour” y hasta un mostrador de embarque de Fachardon’s Airways. Con esta teatralización las plataformas por el derecho a decidir querían hacer hincapié en el “profundo clasismo” que subyace en el anteproyecto del aborto del Ministro Gallardón ya que si es aprobada las mujeres que quieran acceder a un aborto seguro deberán viajar a otros países, algo que sólo será posible para aquellas mujeres que tengan recursos económicos para ello, mientras que para aquellas mujeres sin recursos como jóvenes, desempleadas, precarias, etc. Con dificultades económicas serán empujadas a realizar abortos inseguros y clandestinos.
 
Además sostienen que en el caso de las mujeres canarias, teniendo en cuenta su realidad geográfica, les será más complicado y costoso acceder a un aborto en el extranjero, además de tener un sobrecoste aún mayor para las mujeres que viven en las islas menores del archipiélago.
 
Esta acción reivindicativa se encuadra dentro de las distintas protestas que se están realizando en todo el territorio para frenar la aprobación del anteproyecto de ley del aborto que suprime el aborto como un derecho y vuelve a un sistema de supuesto mucho más restrictivo que la antigua ley del 85. Por eso exigen la retirada inmediata de la reforma por ser una norma “restrictiva, innecesaria, injustificada, ideológica, injusta y cruel”.