Los casos de sífilis aumentaron un 16% en España el pasado año

“Los jóvenes no deben bajar la guardia en el uso del preservativo”. Así lo ha expresado el presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), Juan José Rodríguez Sendín, en la presentación de la ‘Guía de Buena Práctica Clínica en Infecciones de Transmisión Sexual’ realizada por diez especialistas en medicina familiar, epidemiología, dermatología y venereología. En ella se pone de manifiesto el incremento experimentado en enfermedades de transmisión sexual, entre ellas, la sífilís, la gonorrea y el virus del papiloma humano (VPH) que afectan especialmente a los jóvenes, sobre todo a hombres con prácticas homosexuales, contactos heterosexuales con prostitución y usuarios de drogas.

Concretamente, según los datos de la guía, los casos de sífilis en España aumentaron un 16% en 2010. Se trata de una enfermedad de transmisión sexual y en la mayoría de las ocasiones se da por contacto sexual directo con una persona en el estadio precoz de la enfermedad. Los datos procedentes de las Enfermedades de Declaración Obligatoria (EDO) declarados al Sistema de Información Microbiológica (SIM) en 2010, revelan un total de 2.909 casos, lo que supone una tasa de 6,39 por cada 100.000 habitantes, siendo Canarias, Madrid y Asturias las comunidades con tasas más elevadas.

A día de hoy, los casos de sífilis superan a los de gonorrea en España que se han estabilizado detectándose 1.944 casos en 2010 (una tasa de 4,27 por cada 100.000 habitantes) y en ligero descenso desde 2009.

La prevalencia de la infección de la sífilis se da, al igual que sucede en Estados Unidos o en otros países europeos, en varones homosexuales, muchos de los cuales con infección por VIH. Por tanto, indican desde la OMC, una de las causas del aumento podría radicar en que España está siendo centro de acogida de prostitución de países del este de Europa, África o Centroamérica.

Tanto la sífilis y la gonorrea son temas emergentes que cada día se dan más en las consultas de Atención Primaria, tal y como constata la doctora Ángeles Herrera. Según sus datos, uno de cada cinco casos de sífilis está relacionado con el VIH y, en el caso de la gonorrea, uno de cada cuatro. En su opinión, lo complicado en muchos casos es detectar estas enfermedades pues muchas son asintomáticas por lo que es necesario hacer un estudio específico.

También existe la barrera de que “los jóvenes no quieren ir al médico por estos problemas”, asegura la doctora en Medicina Familiar Lola Sánchez. “La realidad con la que nos encontramos es que la píldora del día después evita un embarazo, pero no una enfermedad de transmisión sexual”, explica. Por ello, durante su intervención en la presentación de la guía defendió la puesta en marcha de campañas de sensibilización al estilo de las que se hicieron a finales de la década de los 90 y en el año 2004 con el VIH.

Con respecto al virus del papiloma humano, del que tanto hombres como mujeres pueden ser portadores y vehículos de infección, desde la OMC recuerdan que pacientes y parejas deben saber que pueden contagiar, aunque hayan sido tratados correctamente y los condilomas hayan desaparecido.