La malformación o minusvalía ya no serán motivo de aborto

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha anunciado novedades en torno a la interrupción voluntaria del embarazo. La malformación del feto ya no será un supuesto a la hora de abortar, como tampoco lo será la minusvalía del mismo.

En una entrevista concedida al diario La Razón explica: “No entiendo que se desproteja al concebido, permitiendo el aborto por el hecho de que tenga algún tipo de minusvalía o de malformación”. Es más, para el ministro, es “éticamente inconcebible que hayamos estado conviviendo tanto tiempo con esa legislación”.

A día de hoy, la ley establece que se pueda interrumpir de forma voluntaria el embarazo hasta la semana 14 y hasta la 22 en el caso de que suponga un riesgo para la salud de la madre o graves anomalías en el feto, y actualmente son las jóvenes de 16 años en adelante quienes pueden tomar libremente esta decisión.

Sin embargo, Gallardón pretende recuperar la ley de supuestos y terminar con la actual regulación de plazos. “La experiencia nos demuestra que algunos aspectos deben ser revisados”, defiende, pues considera “que el mismo nivel de protección que se da a un concebido sin ningún tipo de minusvalía o malformación debe darse a aquel del que se constate que carece de algunas de las capacidades que tiene el resto de los concebidos”.

Reacciones dispares

Comparten el punto de vista del ministro asociaciones como Derecho a Vivir desde la cual han calificado la iniciativa de “progreso histórico en la protección de la dignidad humana” e instan a Gallardón a acelerar el proceso de presentación del proyecto para el mes de agosto y a eliminar también el supuesto del aborto en casos de riesgo para la salud mental de la madre.

En la misma línea se han pronunciado desde el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) recordando que el aborto por razón de discapacidad va contra los derechos humanos pues consideran que parte de la idea de que la vida de las personas con discapacidad es menos valiosa que la del resto.

Pero también son muchos los que critican esta iniciativa del Gobierno para reformar la ley del aborto. Para el PSOE supone una “amenaza de una penalización total” que nos retrotrae “a la hipócrita España de los 70”, como ha manifestado Elena Valenciano, vicesecretaria general del partido.

También desde la Fundación Mujeres opinan que eliminar este supuesto del aborto crea inseguridad jurídica y sanitaria y que es “una gran tragedia en relación al derecho a la mujer a decidir”, como ha señalado la presidenta de la fundación, Marisa Soleto.