Información útil sobre el Cáncer de Mama

El Cáncer de Mama es la primera causa de fallecimiento en mujeres dentro de este tipo de enfermedades. Su incidencia en España es de más de 22.000 casos al año, lo que representa el 28,5% del total de todos los tipos de cáncer en mujeres. 1 de cada 8 mujeres padecerá cáncer de mama a lo largo de su vida. Aunque su incidencia ha aumentado levemente, la mortalidad ha descendido gracias al avance en tratamientos y detección precoz. El 82% de los casos se cura.

Factores de riesgo del cáncer de mama

Pese a que el cáncer de mama tiene un origen fundamentalmente hormonal, los factores que más influyen son los componentes hereditarios, genéticos, la dieta, el consumo de alcohol, la vida sedentaria y sustancias tóxicas externas (xenoestrógenos). Algunos estudios apuntan a que la píldora anticonceptiva eleva el riesgo de padecer cáncer de mama. Especialmente preocupantes serían los efectos de las terapias hormonales de larga duración para el tratamiento de la menopausia.

Detección Cáncer de Mama

Algunos síntomas que podemos detectar en las mamas (frente a los cuales debemos acudir al especialista) son: bultos, irritación de la piel, endurecimiento, enrojecimiento o cambio de temperatura, piel de naranja o cambios en las texturas de los pezones.

Las mamografías detectan el 90% de este tipo de tumores. A partir de los 50 años son especialmente eficaces ya que la visibilidad de los tumores es mayor. Los exámenes físicos solo revelan el 50%. La detección precoz garantiza un alto grado de supervivencia gracias precisamente a su tratamiento en estas fases.

A partir de los 40 años es imprescindible realizarse una mamografía anual. Entre 30 y 40 años, se recomienda una mamografía cada dos años, pero revisión ginecológica anual (en ella debe incluirse la palpación manual). Del mismo modo, si eres menor de esta edad y tienes antecedentes familiares, también puedes solicitar una mamografía. Aunque puede resultar incómoda la presión sobre la mama, no suelen ser dolorosas.

Para realizar la autoexploración es conveniente situarse frente a un espejo. Una primera observación visual (girando el torso) desvelará si existen bultos prominentes, hoyos, piel de naranja, inflamación, cambios en los pezones o sarpullidos. Después, se han de levantar los brazos para palpar el contorno de las mamas. Posteriormente, hemos de tumbarnos para explorar si existen los síntomas anteriormente descritos al cambiar de posición, palpando cada mama con las yemas de los dedos de la mano contraria. Siempre desde la parte externa del pezón y con movimientos circulares. Finalmente, también hemos de explorar las axilas con los brazos bajados.

Profesionales de la materia advierten que no debe cundir la alarma con respecto al tema. Las exploraciones y mamografías son necesarias, pero la mayoría de los  bultos que se detectan son benignos. Si el tumor se detecta a tiempo, es una de las enfermedades con mejores perspectivas. Además, a más de la mitad de las mujeres no hay que extirparles el pecho, especialmente si el cáncer de mama se detecta en sus primeras fases.

Tratamiento Cáncer de Mama

Uno de los tratamientos más innovadores es el análisis genético del tumor para ver los genes afectados y las predisposiciones biológicas. Otro sistema relativamente reciente es la inmunoterapia, que potencia las defensas naturales.

El método que más suele temer la paciente es la quimioterapia. Cada vez existen más avances para aminorar los efectos secundarios. Por ejemplo, la pérdida del cabello se puede reducir con ciertos fármacos o enfriando el cuero cabelludo con gorros fríos.

Sobre la fertilidad, también es posible que se reduzca, por lo que es necesario informar a las mujeres de alternativas como la congelación de óvulos.

Entre el 60-70% de las mujeres conservan el pecho tras la operación de extracción del tumor. Solo se reproduce en el otro seno en el 10% de los casos. Por este motivo, la mastectomía (operación para eliminar el otro pecho y reducir el riesgo) suele ser innecesaria.