El uso del DIU podría reducir a la mitad el riesgo de cáncer de útero

Después de décadas de cierto desprestigio, el DIU (dispositivo intrauterino) vuelve a resurgir tras el estudio realizado por investigadores del Instituto Catalán de Oncología (ICO) y del Institut de Recerca Biomédica de Bellvitge (Idibell) y publicado en la versión electrónica de la revista científica “The Lancet Oncology” en 2011. Donde se concluye que el DIU reduce a la mitad el riesgo de sufrir cáncer de cérvix.
 
El cáncer de cuello de útero es el segundo más común entre las mujeres. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año se diagnostica 500 mil nuevos casos y se producen 250 mil muertes. En nuestro país, las mujeres a las que se les descubre este tipo de cáncer suman 4 mil por año, mientras que las muertes llegan a las 1.800.
 
Aunque l@s expert@s advierten de que el DIU no se debe utilizar como método preventivo, si puede ser una opción muy recomendable a la hora de elegir un método anticonceptivo en una relación estable que no requiera de protección frente a enfermedades de transmisión sexual.
 
Aunque las razones están aún por determinar, l@s autor@s señalan que este método anticonceptivo, al introducirse en el útero de la mujer, es capaz de modificar procesos inmunes que previenen el desarrollo de enfermedades más graves en esta zona.
 
No obstante, tal y como afirma el doctor Xavier Castellsagué, quien ha liderado esta investigación, resulta contraproducente utilizar el DIU para reducir la incidencia de este tipo de cáncer sin tener en cuenta la importancia de realizarse citologías de manera periódica, que es la forma más eficaz de prevención.
 
¿Qué es el DIU?
 
El Dispositivo Intrauterino es un pequeño dispositivo de plástico que es insertado por un médico en el útero por razones de anticoncepción y que, dependiendo del tipo que se utilice, debe ser reemplazado a los 5 o 7 años.
 
Un DIU siempre debe colocarlo un ginecólogo. Realizará previamente una entrevista para descartar situaciones en las que esté contraindicada su inserción. Se recomienda siempre colocarlo coincidiendo con la menstruación porque el cuello del útero está más abierto y resulta menos molesto. Realmente está más abierto y es menos molesto durante la ovulación, pero se pone con la menstruación para asegurarse de que no se ha producido un embarazo en ese ciclo. Lo introduce con una cánula por el orificio cervical y lo deja alojado en su sitio. Por fuera, quedarán colgando 2 hilitos que estarán al fondo de la vagina.