Desmontando Mitos en torno a las relaciones sexuales

- Mito (M):   La primera vez que se realiza coito se siento dolor y se sangra
* Realidad (R): Esto no es necesariamente así, hay algunos casos en los que la chica en la primera penetración  pueden sentir dolor incluso sangrar, pero en otros casos pueden tener una relación normal y placentera sin ninguna molestia.
Muchas veces es la inexperiencia, los miedos, etc., lo que provoca que la penetración duela

- Mito (M): Las relaciones homosexuales son antinaturales ya que “lo natural” es que existan relacione sexuales entre hombres y mujeres.
* Realidad (R): Esto es una opinión que, por desgracia, mantiene mucha gente pero en absoluto es cierta. El amor y las relaciones sexuales son independientes del género de las personas que las tienen. Hay relaciones entre dos hombres o dos mujeres y son igual de satisfactorias o tienen la misma carga afectiva que las que pueda haber entre un hombre y una mujer. Lo importante es que seas tú quien decida quién te atrae más y que vivas con libertad y con seguridad tu sexualidad independientemente del sexo de la persona que te atraiga.

- Mito (M): El deseo de masturbase desaparece cuando tienes pareja
* Realidad (R): En absoluto, la masturbación es la respuesta a la estimulación del desarrollo sexual en el ser humano, además de ser muy positiva e inofensiva con total independencia de la edad, sexo, estado civil, etc, ya que permite a la persona conocer de una manera sana su cuerpo, y cómo este responde ante la estimulación sexual; Lo lógico es conocer primero el propio cuerpo y sus respuestas para después poder compartirlo con la pareja y desarrollar una sexualidad plena y satisfactoria. Tener pareja y masturbarse no es incompatible.

- Mito (M): Los orgasmos que una persona experimenta al masturbarse son inferiores a los que produce el acto sexual
* Realidad (R): Es evidente que no es lo mismo disfrutar de una grata compañía que de uno mismo a la hora de afrontar una respuesta sexual; por lo que la masturbación es una excelente vía para la liberación de la tensión sexual, cuando por múltiples razones, no se puede, no se quiere o no se debe mantener relaciones coitales o de pareja; el placer que puede llegar a producir la masturbación, dependiendo de cómo se estimule y masturbe el órgano genital puede ser exactamente igual a los orgasmos que produce el acto sexual. ?

- Mito (M): Solo se masturba la gente solitaria, aislada o inadecuada
* Realidad (R): Es cierto que la masturbación suele ser una actividad solitaria ya que la comenzamos a vivir de manera oculta y privada durante la infancia y la juventud como un juego. Sin embargo una sexualidad plena entiende la masturbación en la pareja como una práctica más a utilizar en el acto sexual. La masturbación mutua es una práctica habitual en todo tipo de parejas que buscan el placer con diversas prácticas o que no desean realizar coito. Debemos desterrar totalmente la falsa creencia que para conseguir el orgasmo o el fin de toda relación sexual tiene que ser el coito.

- Mito (M): Los chicos se masturban más que las chicas
* Realidad (R): Chicos y chicas se masturban por igual. Lo que sí es cierto, es que por cultura y tradición machistas, las mujeres siempre se las ha asignado un rol pasivo dentro de la sexualidad. Estando, aún hoy en día, mal visto que las mujeres nos mostremos sexualmente activas y asertivas en cuanto a nuestros gustos y preferencias, algo que no pasa con los hombres. Es por ello que las mujeres normalmente no hablamos abiertamente de si nos masturbamos o no, aunque lo hagamos.

- Mito (M): La masturbación es algo compulsivo, una vez que empiezas no puedes parar
* Realidad (R): Al comenzar la masturbación durante la infancia y la juventud, los resultados que se obtienen a cambio son muy satisfactorios o placenteros para los/las menores, por lo que se convierte en una práctica habitual; esta respuesta del organismo es algo totalmente normal ya que dentro del desarrollo del mismo se encuentra el desarrollo de la genitalidad y la sexualidad, los/las jóvenes exploran y descubren su cuerpo. Conforme el desarrollo genital y sexual va incrementándose la respuesta sexual es muy diferente, por lo que las masturbaciones va disminuyendo; de todos modos en cuerpo humano, que es sabio, administra la actividad sexual, por lo que cuando una persona ha alcanzado su grado particular de satisfacción, el excedente sexual se torna desagradable y cesa la actividad, con lo cual es virtualmente imposible el exceso de obtención de placer, por lo tanto el exceso o la compulsión de la masturbación.