Aumenta la presión de los grupos católicos anti-elección ante la presentación ?inminente? de la Reforma del Aborto del Partido Popular

Las declaraciones hechas hace unos días por el Ministro Gallardón, en la que hablaba de la presentación “inminente” de su reforma de aborto (retrasada en más de cuatro ocasiones). Estaban dirigidas claramente a tranquilizar a los grupos anti-lección que apenas unas horas antes habían salido a la calle bajo el lema “aborto cero”.
El tono del discurso de la plataforma derecho a vivir (convocante de la movilización), antes y después de estas declaraciones, ha cambiado mucho. Previamente a la manifestación los grupos antiabortistas, que forman parte de esta plataforma, dirigían sus críticas al aplazamiento incomprensible de la ley, señalando a Gallardón como responsable y exigiendo el cumplimiento de su promesa de restringir la actual ley de aborto, recortando brutalmente el derecho de las mujeres a interrumpir un embarazo que no desean.
Tras las declaraciones del Ministro tranquilizando a los anti-elección, el discurso de estos grupos ha cambiado radicalmente. Si antes criticaban con ferocidad el continuo retraso de la reforma del aborto y la inacción del Ministro Gallardón, ahora le “doran la píldora” abalando sus últimas declaraciones. Así lo manifiestan en la carta enviada al Ministro de Justicia solicitando una entrevista con el objetivo de exponerle su propuesta concreta para la reforma planteada.
Además, en dicha carta explicitan que desde la Marcha por la Vida no se ha buscado “la confrontación” con los representantes democráticos y creen que es "más prudente" (tal y como afirmó en Ministro) acertar "plenamente" en la redacción de un "gran proyecto". Por último señalan en la carta que como el texto de la reforma está "extraordinariamente avanzado", tiende la mano al Ejecutivo para abordar el asunto.
Por otro lado y siguiendo con la presión que se está ejerciendo desde los grupos ultracatólicos. La Asociación Española de Abogados Cristianos, han interpuesto una querella contra las cinco activistas de FEMEN por exhibicionismo, al aparecer con el torso desnudo, y por impedir el libre ejercicio de los derechos fundamentales, en relación al derecho de libertad de expresión. Además recalcan que las integrantes de FEMEN son “violencias” y “agresivas” y que “denigran a la mujer”.
 
Las afirmaciones de esta asociación de abogados católicos chocan profundamente con la realidad, documentada por numerosos medios, ya que las acciones de las activistas de FEMEN no sólo fueron pacíficas, limitándose a quitarse las camisetas y gritar por el derecho de las mujeres a decidir si quieren o no abortar. Sino que fueron ellas las agredidas, al ser rociadas con espray rojo por manifestantes mientras la policía las reducía y se las llevaba a comisaría. Su delito: quitarse la camiseta y utilizar su torso desnudo para reivindicar el derecho de las mujeres a decidir si quiere o no ser madre.