Ablación genital: terrorismo machista

La mutilación del clítoris y de otras zonas genitales afecta a más de 140 millones de mujeres. Según un estudio de Plan Internacional realizado en 2010, el 50% de los padres y un tercio de las madres están de acuerdo con la ablación. Aunque la práctica es más común en países de África y Asia, tanto en familias musulmanas como cristianas, las mujeres de occidente no están libres de las agresiones contra su propio cuerpo.??

La ablación no consiste sólo en la mutilación del clítoris, también encontramos prácticas como la eliminación de los labios genitales. En la mayoría de los casos esta mutilación es una práctica cultural asociada a la religión, al control de la sexualidad de las mujeres como símbolo de pureza, pero también se puede asociar a un modelo estético determinado.

??Se trata de una práctica quirúrgica que a menudo se realiza sin los medios adecuados, pudiendo ocasionar hemorragias descontroladas, infecciones, complicaciones de por vida durante las relaciones con penetración y el parto e incluso en algunos casos la muerte. Esto sin contar las más que probables consecuencias psicológicas. Según UNICEF, dichas patologías podrían afectar en la próxima década a 30 millones de niñas.

??El caso de Egipto??

En Egipto, el 90% de las niñas y mujeres sufren esta práctica, aunque se declaró ilegal en 2008. El pasado 24 de noviembre, un médico acusado de ejercer la ablación y ocasionar la muerte a una niña de 13 años, fue absuelto en el primer caso por incumplir la nueva ley. Al parecer la familia se había reconciliado con el doctor tras recibir una importante suma de dinero. El miedo es que después de esta sentencia la ablación siga siendo una práctica generalizada e impune.

?Afortunadamente, cada vez hay más grupos de mujeres organizados que denuncian esta práctica y prestan apoyo los millones de mujeres que están sufriendo esta violencia perpetrada por un sistema aun patriarcal.